7 reglas básicas de usabilidad que no debes olvidar en tu E-Commerce

t-enca.jpg

Cuántas veces hemos querido ver un producto de una tienda online y hemos desistido porque nada más entrar y antes de enseñarnos nada nos han obligado a registrarnos. O, una vez dentro del sitio, no hemos encontrado lo que estábamos buscando entre las clasificaciones confusas de productos que ofrecía, o las fotografías no eran suficientemente claras, o hemos perdido el carrito de nuestra compra y no hemos sabido dónde encontrarlo, o no nos hemos sentido seguros.

El comercio electrónico debe ponerse en el lugar del usuario y hacer que el proceso de compra sea lo más fácil e intuitivo posible. Es decir, atender a unas reglas de usabilidad no escritas pero que influirán notablemente en la satisfacción que siente el usuario al visitar una web. El cliente quiere entrar, ver el producto con detalle y, si le gusta, comprarlo como haría en una tienda física. Todo lo que pueda entorpecer este proceso debería ser eliminado, como ocurre frecuentemente con la introducción de elementos como numerosos banners y botones que despistan al usuario, publicidad, enlaces, animaciones en flash o música invasiva de fondo.

Sabiendo que la falta de usabilidad de un comercio online puede ocasionar cuantiosas pérdidas económicas, vamos a citar varios aspectos que pueden facilitar la visita al usuario y hacer que éstas finalmente se convierta en venta:

  1. Crear una selección de productos específicos y centrarse en un nicho de mercado específico. Tener una idea de sus hábitos de compra y de las diversas cualidades que buscan en un sitio de comercio electrónico nos ayudará a proporcionarles la información que están buscando.
  2. Diseños de páginas limpias para eliminar el desorden visual, que incluyan imágenes grandes y de alta resolución.
  3. Descripciones de producto atractivas y concisas, dando tantos detalles como dudas se le puedan plantear al cliente.
  4. Categorías o subcategorías de productos para conseguir una reducción de clicks y que, a la vez, son una oportunidad para promover ciertos artículos u ofertas.
  5. Introducir claros botones que llamen a la acción (call-to action).
  6. Mantener el carrito siempre accesible y permitir interactuar con él en cualquier sección de la tienda, mostrando como mínimo el número de artículos que se han elegido y el precio total.
  7. Y, por último, la confirmación es un paso totalmente necesario para conseguir que nuestro E-Commerce sea lo más usable posible. Un simple email al cliente le transmitirá seguridad y tranquilidad una vez finalizado el proceso.