¿Cuánto cuesta la construcción y el diseño de una página web? 1ª Parte

t-almatrichi.jpg

Aparentemente, puede ser una pregunta fácil de responder, aunque en realidad es todo lo contrario. Estamos acostumbrados a juzgar la envergadura y el coste de las cosas por las características y su apariencia física.

Si ponemos como ejemplo de comparación un vehículo, todos nosotros somos capaces de distinguir un vehículo con mejores características que otro, simplemente viéndolo por fuera y por dentro. Los detalles de confort nos saltan a la vista inmediatamente y valoramos intuitivamente un mayor o menor precio para el modelo que nos presentan.

No acaba ahí la cosa, si lo conducimos pasaremos a valorar prestaciones diferentes (servicio)según se trate de un vehículo más potente, más silencioso, más estable, con mayor o menor consumo de combustible, etc.

Esto que nos resulta tan obvio en el caso de un vehículo, deja de serlo si lo que queremos comparar y valorar es una web.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que una web no es tan sólo un producto (que también lo es) sino un SERVICIO que permite la correcta funcionalidad y gestión de la misma.

Además, una web no se puede valorar global y objetivamente si no se hace con herramientas adecuadas para ello.

No hay que olvidar que el hecho de tener una presencia web no es equivalente a tener una web funcional que permita utilizarla como herramienta para posicionamiento de marca, búsqueda de nuevos clientes y, opcionalmente, llegar a completar un proceso de venta on-line de una manera amigable, fiable y rápida.

¿Pero, y el precio?

Continuando con el ejemplo anterior del vehículo, preguntar cuánto cuesta una página web es como si se va a un concesionario a comprar un coche.

Lo primero que hará el vendedor es preguntar en qué modelo se está pensando, qué presupuesto hay, qué espacio se necesita, qué utilidad le va a dar al coche e incluso el color preferido.

La adquisición de un vehículo de los ochenta puede costar 1000 € o si se opta por un modelo nuevo de una buena marca, el precio se puede disparar hasta 20.000 € o más según del que se trate.

Análogamente, en el desarrollo de una página web, hay una diferencia de precio muy significativa según lo que se busque o necesite.  Una web puede costar 50 €/mes o más de 20.000 €

Por todo ello es importante saber previamente:

  • ¿Qué uso se le va a dar a la web? E-commerce, publicidad, captación de nuevos contactos, posicionamiento de marca, intranet... ¿todo a la vez?
  • El diseño: ¿qué páginas webs gustan?, ¿se necesita un diseño a medida?
  • ¿Dónde se quiere posicionar? ¿Quién es la competencia?
  • ¿Sería necesario tener presencia en las redes sociales?

Una vez que se responda a esta información una agencia podrá dar una estimación de lo que costaría el proyecto.

En todo caso, se puede hacer una estimación conociendo a los profesionales involucrados en un proyecto web de calidad.