Las claves del éxito de un E-Commerce. 1ª parte

Gráfico 2bedigital.png

La mayoría de las empresas que se deciden a vender sus productos a través de una plataforma de comercio electrónico suelen delegar todo el trabajo a su departamento de marketing o bien subcontratan a una empresa externa para que les desarrolle la plataforma en base a una información que, en muchos casos, resulta insuficiente. Y cuando el E-Commerce está terminado no se establece ninguna estrategia de gestión, mantenimiento o actualización del mismo.

Las empresas deben concienciarse de que un E-Commerce es una herramienta de ventascuya gestión requiere la intervención de todos los departamentos de su organización (gerencia, marketing, ventas, financiero, jurídico y RRHH) junto con la agencia de creación y mantenimiento de la plataforma de E-Commerce.

De igual manera que cuando una compañía quiere internacionalizarse reúne a todos sus miembros para fijar una estrategia y una línea de trabajo a seguir, para el desarrollo y funcionamiento óptimo del E-Commerce que utilizarán como nuevo canal de ventas es imprescindible la participación e implicación de todos los responsables de los diferentes equipos que integran la empresa.

De aquí surge la necesidad de crear un equipo multifuncional o cross-functional team.

Acercando a los profesionales de las distintas áreas se puede mejorar la resolución de problemas y optimizar la toma de decisiones. Además, los equipos fomentan un espíritu de cooperación que puede hacer que sean más fáciles de lograr los objetivos planteados por la compañía.

Varios factores intervendrán en el éxito del equipo multifuncional:

  • Debe estar integrado por representantes de todos los departamentos de la empresa y por la agencia desarrolladora.
  • Se necesita una persona que lidere el equipo con excelentes habilidades de comunicación y una posición de autoridad.
  • Debe existir una buena comunicación entre los distintos departamentos y la empresa que crea el E-Commerce.
  • Hay que establecer unas metas claras para el equipo y las responsabilidades individuales para cada miembro del mismo. Una herramienta eficaz es el modelo RACI.
  • Acordar por adelantado el tiempo que necesita cada miembro del equipo para realizar su función, fijando expectativas lo más realistas posibles.

Es importante mantenerse en contacto estableciendo reuniones periódicas, siendo la primera la más relevante, ya que servirá para asegurarse de que todos los participantes están involucrados e interesados en el proyecto y para marcar los objetivos, tiempos, roles, responsabilidades y formas de trabajar.